Siempre que nos planeamos a un nuevo proyecto de servicio de salud digital nos enfrentamos a la temible pregunta de ¿quién paga por esto?. Cuantos proyectos se han quedado en la cuneta porque no hubo respuesta plausible, o lo que es peor, la constatación negativa vino después de haber invertido esfuerzo y dinero!. Así como esta obvia cuestión está clara en prácticamente en todos los sectores de la actividad humana que impliquen un intercambio de servicios, sigue siendo una de las barreras más duras de franquear para el despliegue masivo de la salud digital.
El artículo hace un recorrido por el estado actual de los reembolsos por los servicios e-health en varios países europeos.
Para tomar nota …

Ir a la noticia

AUTOR: SERGIO GUILLÉN